Beneficios de ingresar a una residencia

Tomar la decisión de ingresar a una residencia para adultos mayores es un paso complejo y lleno de dudas. Es una decisión que nos mueve las fibras más íntimas. Es el paso que debemos dar cuando la calidad, atención, estimulación y cuidado de nuestro ser querido no pueden ser brindadas en su hogar. 

Las residencias están pensadas para acompañar la vida adulta a través de supervisión permanente y control alimentario. Darles la atención, que en el día a día, por la rutina uno no puede brindarles o bien porque el deterioro excede la posibilidad de brindarles esa atención tan necesaria. En las residencias los adultos mayores están bajo el cuidado y supervisión de personas capacitadas las 24 horas.

 
En Residencia del Arce, contamos con médicos geriatras, un plantel de enfermeros que acompañan diariamente a nuestros residentes y otras especialidades de salud tales como psicólogos permanentes, Kinesiólogos, Terapista Ocupacional, Nutricionista entre otros. Con los kinesiólogos trabajan en forma individual y grupal la rehabilitación y fortalecimiento del cuerpo según cada necesidad. La nutrición es otro punto importante porque con el paso de los años las personas mayores necesitan una serie de cuidados nutricionales, y las mismas son atendidas por una especialista en nutrición que elabora el plato ideal y necesario según cada residente.  

El cuidado y la atención al residente es el resultado de una atención y mirada multidisciplinaria para lograr el mayor beneficio para él.

Además del lugar cómodo y propicio, las residencias tienen servicios o programas de actividades para fomentar la vinculación entre los miembros y acompañar en lo motriz y cognitivo al residente. En nuestra residencia contamos con una amplia gama de actividades de estimulación, recreativas, de rehabilitación, culturales y sociales (cuidando todos los protocolos contra el COVD-19). La canoterapia, escucha activa, terapia ocupacional, taller de arte, yoga, taller literario, celebraciones de fechas importantes, cine debate, taller de idiomas y el taller de recreación son algunas de nuestras actividades diseñadas para favorecer la estimulación física y cognitiva. Estas actividades fueron establecidas para cubrir y trabajar todas las necesidades que no se pueden abarcar en el hogar convencional por falta de tiempo y conocimiento. 

El coronavirus aisló a los adultos mayores generando una problemática de soledad y depresión, además de las complicaciones médicas. Aún hoy, la pandemia sigue siendo una problemática en la vida de todos. Dentro de la residencia las actividades de estimulación continuaron, pero aplicando prácticas como el uso obligatorio de barbijos reglamentarios en nuestro personal y las burbujas de trabajo. Además, se implementó un equipo médico fijo, comunicación online con los familiares, protocolo de visitas, la vacunación de todos nuestros residentes con ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19 y la gripe como medidas en Residencia del Arce para evitar la propagación del virus.
Se suele pensar que “el mejor lugar es en su casa con su familia”, y lo es, pero situaciones o etapas en la vida del adulto mayor necesitan de otros cuidados, estimulaciones y motivaciones; y para eso, estamos nosotros.  En la biografía les dejamos un descargable gratuito sobre cómo escoger una residencia. ¿Tenes alguna duda? Podes comunicarte con nosotros por nuestras redes sociales o a través de nuestra página web www.residenciadelarce.com.ar💌

Post Relacionados